Conectar

Nos conectamos con la comunidad hispana que necesita una relación personal con el Señor Jesucristo.



Brillar

Crecemos continuamente en nuestra nueva relación con Jesucristo.



Actuar

Manifestamos en forma práctica la obra de Jesucristo en nuestras vidas



Dios es el Creador y Gobernador del universo. Él ha existido eternamente en 3 personas: El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Estos tres son co-iguales y un solo Dios.

 Él es omnipotente, omnisciente, Él es todo amor y toda sabiduría. El reina con un cuidado providencial sobre el universo y el flujo de la historia de la humanidad va de acuerdo a sus planes y propósitos.

Jesucristo es el Hijo de Dios. Es co-igual con el Padre. Jesucristo ha existido eternamente y se convirtió en hombre en su encarnación. Él vivió una vida humana sin pecado y se ofreció a sí mismo como el perfecto sacrificio por el pecado de todas la personas muriendo en una cruz.
Él corporalmente resucitó de los muertos después de tres días para demostrar su Poder sobre el pecado y la muerte. El ascendió a la gloria de los cielos y un día volverá otra vez a la tierra a reinar como El Rey de reyes y Señor de Señores.

Él es la tercera persona de la Trinidad. El guía a los hombres a toda la verdad, exalta a Cristo, les convence de pecado, justicia y de juicio, cultiva el carácter cristiano, conforta a los creyentes, otorga dones espirituales a los creyentes que sirven a Dios y sella al creyente para el día de la redención final. Su presencia en la vida de los creyentes es el seguro de que Dios nos traerá a todos a la exactitud de la estatura de Cristo.

La Biblia es la palabra de Dios para nosotros. Fue escrita por autores humanos, bajo la guía sobrenatural del Espíritu Santo. Es la suprema fuente de verdad para las creencias y principios de vida cristiana. Debido a que fue inspirada por Dios, su fin es la salvación y es verdad sin ninguna mezcla de error.

Las personas están hechas a la imagen de Dios y son el objeto supremo de la creación de Dios. Todos nosotros estamos estropeados por una actitud de desobediencia hacia Dios llamada pecado. El pecado nos separa de Dios y causa muchos problemas en la vida.

Es el deber de todo discípulo de Cristo nacido de nuevo, de cada iglesia, esforzarse por todos los medios a hacer discípulos de todos los hombres en todo lugar. Es el mandato de Cristo para cada creyente que busque constantemente ganar al perdido para Cristo mediante el esfuerzo personal y por otros métodos en armonía con el evangelio de Cristo.